Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

jueves, 5 de mayo de 2011

Acabo de llamar a un lugar público. Acaba de descolgar el teléfono un hombre.
Me acabo de enamorar de una voz.

3 comentarios:

Sara Blanco dijo...

No eres la única que se enamora de alguna voz :)

Sara Blanco dijo...

Yo amo enamorarme de cosas así :)

Beatriz dijo...

jejejeje La verdad... es que hay voces... que enamoran. :)