Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

domingo, 9 de enero de 2011

2011

-No hundirme ante los pequeños (y no tan pequeños) obstáculos cotidianos.
-Valorar cada pequeño detalle, cada sonrisa, cada insignificante avance.
-Mantener el optimismo por encima de todo.

No malgastar el tiempo en todos los aspectos de la vida, en TODOS.

3 comentarios:

La señorita Nina. dijo...

Buenos propósitos.

Saludos :)

Ms.Cyanide dijo...

Ahora solo queda cumplirlos y no olvidarse de ellos como hace (casi)todo el mundo :P

Anónimo dijo...

Tres intiresno, gracias