Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

No creo en amores imposibles. Creo en amores improbables, que se acaban volviendo inevitables.

3 comentarios:

Sara Blanco dijo...

amores improbables (L) jopé, como echo de menos los hombres de paco :(

Laluccia dijo...

Estoy de acuerdo en que se acaban haciendo inevitables.
Doy por hecho y por experiencia, que cuando una relación es imposible, improbable mejor dicho, a ojos de las demás personas..acaban siendo las relaciones más admiradas.

Xumiichurry dijo...

Gracias por comentarme!
Me gusta tu blog, te sigo ;)