Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

domingo, 21 de agosto de 2011

Tenía la ilusión un poco atrofiada, hasta que las conocí.
[Vuelta a la vida]

1 comentario:

Beatriz dijo...

La vida nos pone a prueba en ocasiones con sus cuerdas flojas... pero siempre nos da un respiro. ^^
Un empujón para tener de nuevo ilusión. :D