Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

lunes, 6 de junio de 2011

Que Dios reparta suerte y no justicia.