Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

jueves, 10 de marzo de 2011

Confesión II

Si, todavía me da vértigo cruzar una mirada contigo. Es más, si esa mirada va acompañada de una sonrisa sin sentido, incluso me tiemblan las piernas. (Y te correspondo con otra sonrisa, y todo lo que tu quieras, aunque sea dañino para mi orgullo aceptarlo.)

4 comentarios:

Beatriz dijo...

Qué romántico!!! ^^ ♥

C. Larmes dijo...

Me pasa exactamente lo mismo.

Larisa dijo...

Dior, mola corroborar que no me pasa sólo a mí. Je.

Mariona dijo...

todavía te da miedo.