Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

domingo, 20 de febrero de 2011

Después de una tormenta siempre llega la calma.

1 comentario:

Beatriz dijo...

Me encanta este refrán. Una verdad como un templo.