Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

domingo, 2 de enero de 2011

Si tuviera que hacer un resumen del 2010 la verdad, solo tendría buenas palabras. Aunque ,obviamente, no fue todo de color de rosas,no consigo recordar algo negativo. Será porque los buenos momentos ganan por goleada, igual que los buenos amigos. Y es que uno, con buenos amigos, va a donde se lo proponga. Son la base de una vida feliz.
Desde aquí os deseo un 2011 repleto de alegría y buenos momentos, y por supuesto, junto a grandes personas.

[Recuerdo de una noche inolvidable con algún que otro desvarío.]

1 comentario:

Cerremos los ojos dijo...

Me encanta haberte sacado una sonrisa, recuerda: si queremos, podemos :D