Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Aquí estoy, en plena madrugada en un sofá ajeno, con ganas de que cualquiera me propicie una conversación interesante, de estas que te hacen ir para cama con la sensación de que hoy ha valido la pena levantarse.Aunque la conversación sea a través del teclado. Pero ya que no hay ningún apuesto desconocido dispuesto a darme conversación, bueno más bien si conversación pero no interesante, me hago yo un monologo interior, que estos días entre comilonas y reuniones familiares no me dedique mucho tiempo...
Me encanta escribir en el portátil con mis uñas recientemente largas y la manicura francesa, aunque se que este dato lo podría omitir... y así curioseando por aquí y por allá acabo de leer una frase que dice ''Se pierde mucho solo por miedo a perder'' Y estoy completamente de acuerdo. Entonces me pongo a pensar y se me ocurren mil situaciones en las que he perdido solo por miedo a perder, pero no solo pasadas también en la actualidad pierdo cosas únicamente por miedo a perder. Pero aunque soy consciente de ello ¿cuál es la solución? Tirarse a la piscina, arriesgar. Ese es el consejo que yo le daría a alguien en mi situación pero no lo hago, ahora mismo estoy demostrando que no lo hago. Aunque me gustaría tener suficiente valor, pero no lo tengo, al menos no lo tengo a día de hoy. Supongo que mi postura es la cobarde, la fácil, pero aun sabiéndolo me sigue faltando el valor. Me quedo aquí, quieta, esperando a que pase algo que me deje boquiabierta, o que se yo...

3 comentarios:

ÓleoyLetras dijo...

de que sería esa conversación interesante?

Laura dijo...

muchas gracias :)

Estoicolgado dijo...

si se pierde mucho por el miedo a perder... también debería ganarse por el miedo a ganar, no?

Me quedo pensando que el temor a la derrota no impide ganar, pero hay que enfrentarse a ella =)