Ni el peor de los días tiene más de veinticuatro horas.

jueves, 3 de junio de 2010

Como un euro de cartón.

Aveces parece que la gente no es lo suficientemente real. Que hacen las cosas por quedar bien o aparentar, por dar envidia, por ser superiores. Esas jodidas ganas de que parezca lo que en realidad no es.


Empiezo a cansarme de personas artificiales.


1 comentario:

La hija de Caronte dijo...

son las personas que más aburren. muás